María Asunta al Cielo, libra a nuestros niños y jóvenes de todo peligro – Oblate Missions esp

María Asunta al Cielo, libra a nuestros niños y jóvenes de todo peligro

¡Ayude, por favor, a unos enfermos terminales a vivir con
dignidad sus últimos días de vida!

Muchas son las sorpresas que se llevan nuestros misioneros oblatos al visitar a sus pobres en los lugares más remotos y abandonados de nuestras misiones de Zambia, África.

Y una de estas sorpresas -¡quizás la más triste!- es encontrar a un viejito o una viejita postrados en la cama o en el suelo de su humilde casita… esperando la muerte.

Su única esperanza es el misionero; esperan que les visite y les lleve a la Res idencia de Nuestra Señora que hemos construido los Misioneros Oblatos, junto con otros grupos religiosos, para ayudar a los enfermos terminales a vivir con dignidad los últimos días de su vida.

Hoy, en nombre de mis hermanos misioneros oblatos de Zambia, llego a su hogar para pedirle un gran favor: ¿Me podría ayudar a mantener abierta esta residencia de Nuestra Señora para que los enfermos terminales de nuestras misiones sientan el consuelo de nuestros misioneros y la misericordia infinita de Dios Nuestro Padre?

Y mientras le agradezco por adelantado su ayuda a los enfermos terminales de nuestras misiones, quiero tener un recuerdo muy especial para las personas que están sufriendo ahora mismo entre nosotros. Estoy seguro de que usted conocerá alguna persona necesitada de sanación y que quizás esté sufriendo del Covid-19. Para usted y para esas personas enfermas tengo un regalo muy especial que les ayudará a conseguir sanación: Una botellita con agua bendita. En cuanto reciba su contestación a esta carta se la enviaré. 

Escriba, por favor, en la hojita adjunta los nombres de personas con una enfermedad seria o terminal. Van a estar presentes en mis oraciones y en la santa Misa que celebramos a diario en la Gruta de Lourdes y Tepeyac de San Antonio.
Le agradeceré de corazón su generoso donativo lo que usted pueda en este momento. Y se lo van a agradecer también los enfermos terminales de nuestras misiones porque podrán vivir en paz los últimos días de su vida. ¡Un gran regalo de amor y compasión!

Como agradecimiento a su generosidad con nuestros misioneros oblatos y sus enfermos terminales, quiero hacer por usted y sus enfermos algo muy especial: vamos a ofrecer dos misas el 8 de septiembre, fiesta del nacimiento de María Santísima, en dos lugares que son, de verdad, la casa de nuestra familia oblata y misionera, la Familia Mazenodiana, la casa de usted:

• En la Gruta de Lourdes y Tepeyac de San Antonio.

• En la iglesia de María Inmaculada, en Zambia, África.

Mis hermanos misioneros Oblatos de Zambia quieren ofrecer esta Misa por usted en agradecimiento por su generosidad para con ellos y sus enfermos. Y van a pedir a Nuestra Señora -la patrona de la residencia de enfermos terminales de Zambia- que proteja y acompañe a quienes cuidan desde lejos a sus enfermos, como lo va a hacer usted.

Con nuestra oración y apoyo financiero, decimos a nuestros misioneros oblatos que vamos a ayudarles a que no se lleven sorpresas tan tristes como ver a un anciano o una anciana postrados en su cama o en el suelo esperando la muerte en una terrible soledad. Y para eso, vamos a ayudarlos amantener abierto el centro de Nuestra Señora para que los enfermos terminales puedan vivir con dignidad los días que les queden de vida.

Su botellita con agua bendita ha sido bendecida con una oración especial pidiéndole al Señor que sane las heridas de quienes la usen con fe. No es agua potable, pero puede derramar un poco de esta agua sobre usted o sobre una persona enferma rezando la Oración para pedir sanación, incluida al final de esta carta. Dios le va a ayudar a sanar de todos sus males.

Recemos juntos por nuestros enfermos terminales para que Dios y nuestra Madre Santísima les ayuden a prepararse a una muerte tranquila -una buena muerte- con la esperanza de participar un día de la vida nueva y eterna en la casa de Dios nuestro Padre.

Que Dios y María Santísima le colmen de bendiciones y le concedan su paz.

En Cristo Jesús y María Inmaculada,
Padre David P. Uribe, OMI
Director Oblato

Tu Donacion

$25
$15
$30
$

Datos de Facturacion

Informacion de Tarjeta de Credito

Thank You!

Thank you for your support.

You will receive an e-mail confirmation of your gift shortly.